-10€ con el código HOLA10 en el primer pedido de +50€.              Financia tu compra en cómodos plazos.                  Envío gratuito en pedidos superiores a 50€
   -10€ con el código HOLA10 en el primer pedido de +50€.              Financia tu compra en cómodos plazos.                  Envío gratuito en pedidos superiores a 50€

¿Qué son los BOOSTER y cuándo y cómo debo usarlos?

Muchos los confunden con serums, a otros les crea cierto desconcierto porque no saben muy bien cómo sacarles partido, pero lo cierto es que los booster son herramientas fantásticas para optimizar y personalizar la rutina de cuidado facial. ¿Qué son? En su sentido más estricto, son potenciadores, intensificadores o refuerzos cosméticos, formulados normalmente con un activo protagonista en altas concentraciones, diseñados para tratar necesidades específicas. Situándolos en el mapa de tratamientos, no sustituyen, sino que complementan.

Pensemos en los protocolos de belleza de los centros de estética. La esteticista comienza analizando la piel para después combinar en un cóctel a medida diferentes serums y elixires, como si de una pócima alquímica se tratara, para tratar las diferentes necesidades de la piel. Esa es la labor esencial de un booster, permiten personalizar las rutinas de cuidado facial, creando un fondo de armario cosmético que se ajusta como un guante a nuestras necesidades epidérmicas. Sobre todo porque la piel es cambiante, está sometida a numerosos factores que pueden alterar su equilibrio: desajustes hormonales, estrés, cambios meteorológicos radicales, exceso de polución…

Los booster son potenciadores o refuerzos cosméticos, formulados normalmente con un activo protagonista en altas concentraciones, diseñados para tratar necesidades específicas

“Si bien la mayoría de los productos para el cuidado de la piel se centran en la salud epidérmica general, los booster son fórmulas concentradas que abordan preocupaciones específicas como la pigmentación, la deshidratación o los brotes de acné”, aclara Yannis Alexandrides, el cirujano plástico fundador de la marca 111Skin en un artículo para Violet Grey, “son quizás los productos de cuidado de la piel más versátiles, se pueden usar solos o mezclados con sueros, emulsiones o hidratantes. Para incorporar un booster a un régimen facial, aconsejo seguir la antigua regla de aplicar de los más livianos a los más viscosos”. Una excelente fórmula para aclarar su modo de uso: limpiadores, tónicos, booster, sueros e hidratantes o tratamientos específicos.

serums faciales

Por estar formulados con una alta concentración de pocos activos (en ocasiones, uno solo), están diseñados para integrarse en la rutina de cuidado de la piel habitual para abordar los problemas específicos que van surgiendo. Pensemos en las Drops de Barbara Sturm que se pueden aplicar solas o mezcladas en el tratamiento habitual; el 30% de ácido ascórbico etilado (vitamina C) de Super C30+ Intense de Medik8; o el 10% de pura Niacinamida de Clarity Peptides de Medik8, el potente complejo peptídico para perfeccionar la piel. Los expertos recomiendan no excederse con los booster por ser productos muy concentrados. Si tenemos varias necesidades que tratar al mismo tiempo, es recomendable usar un booster por la mañana (podría ser un refuerzo antioxidante de vitamina C) y otro por la noche (es el momento de ácidos y retinoides). Incluso podemos pensar en las sinergias ya que hay refuerzos que funcionan muy bien juntos, como el retinol y el ácido hialurónico, ya que la posible irritación o descamación que puede ocasionar el primero es solventado por la acción hidratante del segundo. 

“Mi potente fórmula molecular de ácido hialurónico la considero como la ‘camiseta blanca’ de fondo de armario de mi línea de cuidado facial, es esencial para mi régimen, proporciona hidratación fundamental en las capas superficiales y profundas”, así describe la doctora Barbara Sturm uno de sus best seller, Hyaluronic Serum, ya que mejora la matriz de la piel y actúa como un booster de hidratación, mejorando la jugosidad, reduciendo la formación de arrugas causadas por la deshidratación, y es además perfecto tras la exposición al sol por su contenido en Verdolaga, un antioxidante que reduce la irritación y ralentiza los efectos del paso del tiempo.

Hay refuerzos que funcionan bien juntos, como el retinol y el ácido hialurónico, ya que la posible irritación o descamación que ocasiona el primero es solventado por la acción hidratante del segundo.

Bien, ya vamos avanzando… Así que la clave para saber si necesitamos incorporar un booster a nuestro protocolo habitual de cuidado facial está en analizar nuestras carencias epidérmicas o necesidades sobrevenidas:

1. ¿Falta de luminosidad? Rose Gold Radiance Booster de 111Skin, con hidrolato de rosa damascena calma irritaciones, protege e hidrata; un excelente complemento a la niacinamida, con propiedades antiinflamatorias, antibacterianas y cicatrizantes; y oro puro, el ingrediente clave que dinamiza los tejidos e ilumina al instante.

2. ¿Pieles opacas, congestionadas o ahogadas? Necesitamos un chute de oxígeno como el que aporta Oxygen Booster de Omorovicza para activar la respiración celular y restaurar de forma instantánea la luminosidad de una piel sana y nutrida.

3. ¿Problemas de sensibilidad, irritación y rojeces? Hay que sosegar la piel con activos como la Teprenona de Calmwise Serum de Medik8, un activo patentado de probada acción anti-rojeces al tiempo que ayuda a prolongar la vida de las células, reduciendo la sensibilidad y mejorando la barrera protectora de la piel.

4. Si lo que buscamos es una mejora general del aspecto de la piel (poros dilatados, piel apagada, textura irregular, hiperpigmentación, rojeces y pérdida de firmeza…) y optimizar los activos que apliquemos después solo podemos pensar en Cold Plasma + Advanced Serum Concentrate de Perricone MD. Aunque en realidad se clasifique como un serum facial, Cold Plasma está desarrollado para aplicarse antes de cualquier tratamiento facial, lo que lo hace un poderoso refuerzo es su complejo y revolucionario sistema de suministro: Liquid Crystal Delivery Cold Plasma, que hace posible que potentes ingredientes de reconocida y estudiada acción rejuvenecedora sean administrados correctamente a la piel.

5. ¿Un plus de protección contra agresores externos? Vidas urbanas y demasiada exposición a la contaminación lumínica como los rayos UVA, UVB o luz azul de los dispositivos electrónicos, causa un exceso de radicales libres que acelera el proceso de envejecimiento de la piel. NAC Y2 Pollution Defence Booster de 111Skin, además del complejo patentado NAC Y2 que acelera el proceso de regeneración de la piel, es un completo refuerzo antioxidante para reforzar y proteger la piel ante los villanos externos.

ESTOS SON LOS PRODUCTOS DE LOS QUE HABLAMOS

Ir arriba