Niacinamida, el activo bondadoso que más buzzing está generando

Se postuló como uno de los grandes candidatos para convertirse en una de las tendencias más sonadas de 2020. Y así ha sido. La Niacinamida, o vitamina B3, ha conseguido hacerse hueco entre los implacables del skincare por su buen talante (combina bien con la mayoría de activos cosméticos) y su enorme versatilidad.

“A nivel tópico, es una vitamina altamente estable, no produce irritación y es muy bien tolerada por cualquier condición de piel”, asegura Elisabeth de San Gregorio, Asesora Técnica de Pure Skincare.

Es versátil

Es tan polivalente, que actualmente la podemos encontrar presente en prácticamente todos los INCIS de las formulaciones más punteras. Actúa como una dinamo, impulsa la acción de muchos activos y hace buenas migas con los participantes en la formulación.

Tirando de refranero popular, digamos que “vale tanto para un roto como para un descosido”. Es compatible con la mayoría de los productos para el cuidado de la piel. Aunque hay una gran excepción: la vitamina C, ya que los efectos de ambos pueden contrarrestarse entre sí.

niacinamida

Principales beneficios

“Se ha demostrado que la aplicación de vitamina B3 o niacinamida mejora la resistencia de la piel haciéndola mucho más fuerte frente agentes externos, como los agresores ambientales. Al mejorar la función barrera, se ven enormemente beneficiadas las pieles con dermatitis atópicas o pieles con rosácea”, explica Elisabeth.

“Mejora el tono de la piel. Trata la pigmentación post-inflamatoria. Reduce la producción de sebo y disminuye el tamaño de los poros. Existen estudios in vitro que demuestran que la niacinamida, contribuye a reducir la inflamación de los tejidos, corrige las imperfecciones y minimiza las líneas de expresión”.

Por si fuera poco, repara el ADN dañado, mejora la energía celular y neutraliza los efectos nocivos de los rayos ultravioleta.

¿Dónde podemos encontrar niacinamida?

Su versatilidad le permite estar presente en muchas formulaciones, pero si buscamos un buen chute de niacinamida, podemos recurrir a Clarity Peptides de Medik8, un poderoso suero calmante con nada menos que un 10% de concentración.

Complementado con zinc PCA, lo hace perfecto para pieles con exceso de sebo o imperfecciones, ya que, además de reducir la producción de grasa y evitar brotes, calma la inflamación y evita la pigmentación post-inflamatoria, junto con la N-Acetil-Glucosamina, que bloquea la creación de pigmento.

Por último, refuerza ese aspecto de piel bañada por el rocío gracias a un péptido de nueva generación: Crystalide, que funciona normalizando el proceso mediante el cual las células se renuevan, ayudando a crear una superficie uniforme. Además de promover la proteína α-cristalina, que impulsa la transparencia y la luminosidad de la piel.

Niacinamida

Growth Factor Firming & Lifting Serum de Perricone MD, también suma la niacinamida a su excelsa formulación. Este suero nocturno nos ofrece un verdadero cóctel de juventud gracias a la riqueza de sus ingredientes: factor de crecimiento de poliamina (repone la humedad y la elasticidad). Retinol encapsulado (acelera la renovación celular). Y membrana de cáscara de huevo (fortalece la barrera hidrolipídica y mejora la textura).

Silver Skin Saviour de Omorovicza es un antídoto contra las pieles alteradas y con imperfecciones. Esta poderosa mascarilla, ayuda a revertir y prevenir futuros brotes. Descongestiona, re-texturiza, perfecciona a la vez que calma la piel gracias a su combinación de niacinamida, plata coloidal (de acción curativa y antibacteriana), y ácidos salicílico y glicólico (exfolian y renuevan).

Los más sensoriales

Snow Lotus Lifting Serum de Boutijour es la versión más mimosa para la piel. A base de extractos botánicos e ingredientes naturales, entre los que el loto de las nieves es el protagonista, este serum acuoso y ultra sensorial devuelve la luminosidad y calma la piel al instante.

Rose Gold Radiance Booster de 111Skin, combina la niacinamida con extracto de Rosa Damascena y oro puro para mejorar el resplandor natural de la piel.