¿Por qué la vetusta barra de jabón está regresando con fuerza al mundo de la belleza?

Hasta ahora considerada un segmento nicho en la industria global del jabón, las autoridades de las tendencias han decidido que la barra de jabón artesanal debe regresar con más fuerza que nunca. Pero con nuevos visos: los nuevos ​​jabones no tienen sulfatos, son hermosos, ecológicos y totalmente naturales. ¿Qué fue entonces lo que los sacó de la primera línea de juego? Se ganaron cierta mala reputación por ser considerados como una forma anticuada y antihigiénica de lavarse, un mito que se ha sido disipado por ciertos estudios científicos que lo desmienten: “existe poco peligro en el lavado de manos con las clásicas pastillas de jabón; el uso frecuente de agua y jabón para el lavado de manos es necesario para prevenir la propagación de enfermedades”, según un informe publicado en PublMed.gov, Biblioteca Nacional de Medicina de EE.UU., tras un experimento realizado inoculando ciertas bacterias a las barras de jabón, se comprobó que algunos microorganismos pueden quedar en la superficie, pero son atrapados por la espuma y se desvanecen cuando se enjuaga con agua.

jabon artesanal

Mito destripado. Puede que sea esa la razón por la que la venta de jabones sólidos artesanales ha crecido un 3% más rápido que sus contrincantes en formato líquido, ¿por qué estamos volviendo a ese gesto tan tradicional? Muchos expertos han especulado que el viraje se produce en medio de una gran reacción de los consumidores contra la contaminación, la evolución del cambio climático y la conciencia de lo que los residuos plásticos están ocasionando en el equilibrio del medio ambiente y la salud del Planeta, hace que los envases ecológicos no solo sean una tendencia, sino un movimiento de toda la industria de la belleza. Queremos versiones menos nocivas de los artículos cotidianos y exigimos soluciones eco-friendly.

Algo que confirma Mintel Research, la Agencia de Inteligencia de Mercados líder, aseverando que el packaging ético fue el sexto reclamo principal que apareció en el nuevo desarrollo de productos en el sector del cuidado personal a lo largo de 2018, después de los reclamos “sin parabenos”, “dermatológicamente probado”, “libre de crueldad” o “con ingredientes botánicos”. Por tanto, todo parece apuntar que esta categoría verá un mayor crecimiento en el futuro, ya que los consumidores somos más activistas en pro del movimiento Zero Waste a nivel mundial. Otra de las razones que se baraja es que gran parte de la demanda de jabón se produce a medida que más y más marcas de lujo están ampliando sus gamas para ofrecer productos elaborados con ingredientes de alta calidad como aceites vegetales, esenciales y mantecas nutritivas beneficiosas para la salud y belleza de la piel, con un toque moderno y envoltorios artesanales atractivos visualmente.

jabon artesanal

Una de esas marcas es Zador, que ha sabido unificar en la misma barra todos los requisitos que solemos pedir a un jabón de lujo: su fórmula no solo contiene manteca de karité ultra nutritiva, aceite de germen de trigo muy rico en vitamina E y extractos de plantas (más de un 98% de la fórmula son ingredientes naturales), sino agua termal del Lago Hévíz (Zala, Hungría), la fuente termal más grande de Europa con gran poder curativo gracias a su elevado contenido mineral; su producción se realiza bajo las directrices de la denominada “triple molienda”, la tecnología que utilizaban para elaborar el jabón francés en el siglo XVIII, lo que aseguraba un resultado rico, cremoso, delicado y de extraordinaria suntuosidad; y están envueltos a mano en finos papeles ornamentados, ¿hay algo que pueda ser más lujoso que un jabón artesanal empaquetado a mano?

Puede que algunos atribuyan a la inocente barra de jabón la única labor de limpiar la piel, pero estas delicadas barras sólidas pueden hacer mucho más por nuestra belleza: su rico contenido en agua termal y manteca de karité, ayuda a regenerar los tejidos, potenciando la formación de colágeno y mejorando la flacidez; además, tiene un alto poder de absorción y es un bálsamo nutritivo para suavizar pieles secas y maduras. En estos momentos de encerramiento en los que las extrañas circunstancias nos obligan a disfrutar más del hogar y el auto-cuidado personal, una buena elección es Winter Spirit para poder entrar en modo cocoon, donde la canela, la naranja, la nuez moscada, el clavo y la piel de limón nos harán rememorar las frías noches de invierno al cobijo del fuego, disfrutar de su crepitar mientras sintonizamos con los momentos mágicos de la vida; o todo lo contrario, renacer al ritmo de la naturaleza celebrando esta atípica primavera con la frescura de Cherry Blossom que despierta la armonía y la alegría de vivir, porque es momento de reflexionar. Y de dar gracias…