-10€ con el código HOLA10 en el primer pedido de +50€.              Financia tu compra en cómodos plazos.                  Envío gratuito en pedidos superiores a 50€
   -10€ con el código HOLA10 en el primer pedido de +50€.              Financia tu compra en cómodos plazos.                  Envío gratuito en pedidos superiores a 50€

Aceites de belleza: hay razones que confirman por qué no se puede (ni debe) prescindir de ellos

Tuvieron su momento de máximo apogeo hace unas cuantas temporadas cuando la cosmética orgánica los alistó a sus filas como los soldados más gallardos. “Los aceites de belleza son los nuevos serum”, se titulaba. Explotaron en el mercado del cuidado de la piel, creando una categoría completamente nueva de potenciadores de la tez que la elevaban al siguiente nivel de luminosidad. Sus altos niveles de antioxidantes y nutrientes esenciales brindan importantes beneficios cosméticos, desde sellar la hidratación, hasta evitar brotes (sí, los aceites pueden mantener a raya el acné, luego explicaremos porqué). No es de extrañar por ello que un consumidor ávido de opciones más verdes los abrazase como la mejor alternativa cosmética.

¿Buenos tiempos para estos elixires? Los informes de análisis de mercado así lo demuestran: el tamaño del mercado mundial de aceites cosméticos se valoró en 50.580 millones de dólares en 2018 (entre ellos, el aceite de coco y los aceites esenciales son los que mayor subida han experimentado), y se espera que registre una tasa compuesta anual de un 5.2% entre 2019 y 2025, según un informe de Grand View Research, un crecimiento impulsado en gran medida por la creciente demanda de ingredientes naturales como alternativas a otros productos a base de químicos, así como por la rápida evolución de la tecnología cosmética que permite fórmulas más avanzadas, puras y efectivas. Y es que, hay opciones que solo se pueden macerar en un buen aceite, como estos ejemplos:

Limpieza lipídica, la más efectiva.


Hubo una época en la que no se concebía limpiar con aceites pues daba la sensación de que ensuciaban más que limpiaban, pero nada más lejos de la realidad. Pensemos en el sebo, una sustancia cerosa que lubrica y ayuda a impermeabilizar la piel, los aceites vegetales se mezclan con el sebo, son sustancias afines, por lo que logran más que cualquier otro ingrediente traspasar la barrera hidrolipídica para limpiar en profundidad el poro y atraer la suciedad allí instalada, incluidas partículas de polución y otros agresores.

aceites de belleza

Lipid Balance Cleansing Oil de Medik8, ha sido formulado con esa intención. Este aceite sedoso que se convierte en una emulsión lechosa en contacto con el agua, contiene una proporción optimizada de lípidos esenciales para purificar y reponer la barrera protectora natural de la piel, gracias a su base de aceite de cártamo, con más del 70% de Omega-6, un chute de ácido linoleico para reequilibrar la piel, vitamina E que neutraliza los radicales libres dañinos y extracto de Moringa que atrae la suciedad, especialmente la derivada de la contaminación, para dejar el cutis protegido contra los irritantes comunes.

Retinol vegano, lo último en elixires botánicos.


La literatura científica es prolija en estudios sobre la eficacia del retinol para renovar la piel y erradicar muchos de los signos del envejecimiento, sin embargo, esta ultra eficiente molécula no está exenta de pequeños inconvenientes, como la irritación en pieles demasiado sensibles. Pero la otra investigación –la botánica–, ha tenido a bien descubrir el equivalente vegetal al retinol en el Bakuchiol, con efectos similares al retinol, pero con un índice de tolerabilidad cutánea mayor, es más estable y puede utilizarse durante el día, lo que lo convierte en la alternativa perfecta para pieles sensibles, reactivas o con tendencia a descamarse o irritarse, así como para quienes buscan activos verdes procedentes de la Naturaleza.

Miracle Facial Oil de Omorovicza, es una interesante propuesta a base de bakuchiol, extraído de las semillas del Bakuchi, Babchi o Psoralea Corylifolia (muy utilizado en medicina ayurvédica), que además de una alternativa muy natural, hace honor a su nombre: Miracle. Está enriquecido con aceites de bayas de espino cerval de mar, rosa mosqueta y almendras dulces, perfecto para reparar la matriz lipídica, además de proporcionar defensa antioxidante. Por lo demás, el Bakuchi, al igual que el retinol, tiene su labor impulsora del colágeno, activa la regeneración celular y unifica el tono contra pigmentación irregular, lo que lo convierten en el aceite perfecto para hidratar, aportar luminosidad, mitigar arrugas y tez irregular.

Fórmulas oleosas para pieles grasas.


Sí, aunque muchos griten ¡qué aberración!, lo cierto es que las fórmulas oleosas son un gran aliado para pieles complicadas. Una textura oleosa no debería implicar un extra de grasa, siempre que los aceites sean 100% naturales de buena calidad que son los que tienen más afinidad con nuestra piel (ojo, los aceites minerales sí son comedogénicos), como el de Jojoba (habitualmente obtenido mediante la presión en frío de las semillas de un arbusto denominado Simmondsia Chinensis) que, más que un aceite, es un tipo de cera prácticamente idéntica a las ceramidas naturales de nuestra piel, por ello se funde enseguida y nutre sin obstruir los poros, lo que lo hace ideal para aportar nutrición a pieles con tendencia a grasa o imperfecciones.

Hay aceites específicos que, incluso, ¡ojo!, aseguran un acabado mate. Como lo lees. Uno de ellos es Mattifying Refining Face Oil de Aromatherapy Associates, formulado con Jojoba que ejerce una acción equilibrante, regulando la secreción sebácea sin acabar con los aceites naturales de la piel, indispensables para tener un manto hidrolipídico sano y compensado. Lo interesante de este lujoso aceite facial es que incorpora aceites esenciales que completan los beneficios sebo-reguladores y antibacterianos, como el aceite de Ylang Ylang de Madagascar, uno de los aceites esenciales indispensable para pieles grasas y con problemas, además de la lavanda, de acción purificante, regenerante y reguladora.

aceites de belleza

Aceites de baño, una verdadera terapia spa.


“El camino a la salud es tomar un baño aromático y un masaje perfumado todos los días”, dijo Hipócrates, el padre de la Medicina, refiriéndose con “aromático” al uso de aceites esenciales, el alma de las plantas y principal activo curativo del pasado. Y razón no le faltaba, además de que darse un baño constituye una de las terapias spa más relajantes y fastuosas, si además está aderezado con unas cuantas gotas de mezclas aromaterapéuticas, los beneficios se triplicarán.

La familia Bath & Shower Oil de Aromatherapy Associates está diseñada para múltiples necesidades y ocasiones: para aliviar músculos cansados (De-Stress Muscle), despejar las vías respiratorias (Support Breathe), alcanzar un plus de valentía y coraje (Inner Strength) o darse un baño forestal (Forest Therapy). Estos lujosos elixires tienen una función doble: su acción terapéutica gracias a los aceites esenciales de extraordinaria calidad; y nutritiva, ya que la base de esas esencias son aceites vegetales que nos regalan un plus de nutrición para que la piel se restablezca y quede luminosa.

Glow corporal, una máxima estival.


Cuando los rayos solares inciden en nuestra anatomía, nada realza más el tono que un buen aceite corporal. Si además incluye partículas reflectantes de la luz, como el oro coloidal de Gold Shimmer Oil de Omorovicza, el resultado además de hermoso es hasta terapéutico, porque el oro calma y cura los micro daños producidos por la radiación solar y ejerce una acción protectora y fortalecedora de la piel, la caléndula calma y suaviza y la vitamina E impulsa la producción de colágeno y nos defiende contra la acción dañina de los radicales libres. Es uno de los indispensables del estío porque es versátil, se puede aplicar tanto en rostro, cuerpo e incluso cabello para protegerlo y reforzar su luz natural.

Pero además, los aceites son los grandes antídotos de las pieles con estrías ya que potencian la elasticidad de la piel, y con ello, se reduce el aspecto de este antiestético problema epidérmico. Firming Body Oil de Omorovicza lo hace a través del aceite de ciruela y almendras, que restauran la flexibilidad, elasticidad y tonicidad de la piel, reafirmando al tiempo los tejidos.

aceites de belleza

Oro capilar, el mejor remedio para la sequedad.


El cabello es otro de los elementos de nuestra anatomía que más se beneficia de los elixires oleosos, especialmente si queremos acabados tendencia como el glass hair, ese aspecto esmaltado, vítreo, inmaculado que tanto le gusta a las celebrities. Olaplex No. 7 Bonding Oil, una liviana pero ultra concentrada fórmula en aceite vegana sin residuos grasos, que además de multiplicar el brillo del cabello, logra que se vuelva manejable, protege y aviva el color en el caso de melenas coloreadas, repara el cabello dañado, lo fortalece y reduce el encrespamiento.

Todo ello gracias a su molécula patentada: Bis-Aminopropyl Diglicol Dimaleate, capaz de reconstruir los enlaces de disulfuro dañados, una fórmula científica única que fortalece y repara el daño después de la coloración, decoloración o técnicas de brushing.

ESTOS SON LOS PRODUCTOS DE LOS QUE HABLAMOS

Ir arriba